¡No pacharán!

Ayer, un grupo de fascistas impidió de forma violenta –cómo, si no- que se diera una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Las reacciones de mis próximos –amigos, conocidos, saludados y propincuos en las redes sociales- han sido diversas. La mayoría ha mostrado su repulsa, pero siempre hay algún carnuz que disfruta con la epifanía del terror. Ya está convenientemente bloqueado y repudiado. Por otro lado, y como parece ser que El País no ha dejado comentar la noticia en su web, ha habido quien ha criticado esa falta de “libertad de expresión”; ahora, sobre el ataque de los fascistas a la libertad de expresión en la Universidad, esa misma persona ha decidido cerrar la boca. En fin, los pobrecillos mentales han abundado siempre y tampoco hay que escandalizarse cuando te los topas por el internet.

Sí creo que merece comentario el editorial de El País. Finaliza así: «Como muestra, basta un botón: Pablo Iglesias y los suyos, en lugar de condenar los hechos con rotundidad y desvincularse de ellos, acusan a los perseguidos de habérselo buscado con sus provocaciones. Culpabilizar a las víctimas está en todos los manuales de los reventadores de la libertad. Pasionaria, la histórica líder comunista, supo combinar la resistencia al fascismo con la presidencia de la primera sesión de las Cortes democráticas de este régimen que estos líderes tanto desprecian. Su “no pasarán” es patrimonio de todos los demócratas. No pudieron hacerlo los tricornios, y no lo harán las capuchas».

El truco de comparar al comunista malo con el comunista bueno es un truco burdo, una concesión al comunismo, ideología criminal y liberticida que ha dejado el mundo sembrado de cadáveres. Lo que más me llama la atención es la ignorancia del editorialista, que erige a Dolores Ibarruri, la Pasionaria, en modelo para los demócratas, basándose en la consigna que popularizó en las primeras semanas de la guerra civil: «¡No pasarán!»

En primer lugar, no se sabe muy bien a qué se refiere el editorialista igualando los tricornios de la Guardia Civil con las capuchas de los fascistas. No creo que hable del papel de la Guardia Civil durante la guerra, porque en la zona republicana estuvo del lado del gobierno, y si se refiere al golpe de Estado de 1982 1981, la Pasionaria ya no estaba en el Congreso como diputada (lo fue en la legislatura constituyente, de 1977 a 1979). La referencia es absurda, y después de lo acontecido en Alsasua estos días, grotesca y extemporánea.

Respecto a la consigna «No pasarán», fue un dicho común y popularizado durante la República. La esgrimieron Marcelino Domingo y Lerroux entre otros muchos políticos, y fue moneda común durante la Revolución de Asturias y durante los primeros meses de 1936, tanto para las izquierdas como para las derechas. Lo grave, no obstante, es que La Pasionaria se apropió del lema en un momento concreto de la guerra. Franco estaba a las puertas de Madrid y, cuando todos daban por muerta la ciudad, ésta consiguió resistir. No pasarán. Lo que olvidan algunos es que uno de los puntales de esa resistencia fue el asesinato de miles de personas en Paracuellos del Jarama, Torrejón de Ardoz y otros puntos del corredor del Henares, asesinatos dirigidos por el Partido Comunista de España del que ella era dirigente. Esgrimir ahora el grito de la estalinista Ibarruri es un portentoso alarde de ignorancia, porque entre ella y Pablo Iglesias hay más afinidades que diferencias. Por ejemplo: la página del Congreso dice que la profesión de Ibarruri era «publicista». Como la de Pablo Iglesias, sin ir más lejos.

El Nervión, 24-1-1936

El Nervión, 24-1-1936

 

La Libertad, 18-1-1936

La Libertad, 18-1-1936

 

pasionaria3

La Lectura dominical, 25-1-1936

 

La Nación, 25-10-1933

La Nación, 25-10-1933

5 commentarios en “¡No pacharán!”

  1. viejecita dice:

    Sólo pongo esto para poder apuntarme a que su blog me avise de las nuevas entradas.
    Espero que no le moleste.

  2. Sergio Campos dice:

    Está en su casa, amiga.

  3. Botillero dice:

    Esa loa a Pasionaria bien la podría haber firmado Santiago González, que siempre recuerda que él fue comunista y estuvo allí.

  4. Botillero dice:

    Aclaro: cuando digo que estuvo allí, me refiero a la Transición, no a Rusia.

  5. Miguel Carrillo Díaz dice:

    Don Sergio, no los llame fascistas, ni les pregunte por el Conde Ciano, Primo Carnera o Gabriele D’Annunzio. Ya hubo una corriente que sostenía que el Estalinismo fue un….. “Fascismo rojo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *