El continuo deambular por los salones de la biblioteca, guiados nuestros pasos por azares tan sospechosos como insospechados, ha sido la causa de que Enrique Castro Delgado haya quedado arrumbado en alguna balda. Rescato el artículo que, a su muerte, le dedicó Juan Velarde Fuertes.

Velarde Fuertes, Juan. “Enrique Castro Delgado (1906-1965)” EN Revista de trabajo, nº 4, 1964, p. [236]-240.

Para poder leer bien el texto, pulsen sobre las imágenes y amplíenlas.

Velarde Fuentes (1)

Velarde Fuentes (2)

Velarde Fuentes (3)

Velarde Fuentes (4)