Entre semana suelo ir a comprar El País (es el único periódico español que llega a Berlín) a la estación de Alexanderplatz. De vuelta suele caer una salchicha (sin cerveza, lástima, porque tengo que seguir trabajando) y ésta es una de las imágenes habituales de ese cotidiano vaivén que se arraiga en mi memoria. La cámara con que tomé la foto es una Zenit ET rusa de los años ochenta, fabricada en Minsk. Aunque el día era luminoso la cámara lo trocó en algo triste, aburrido, gris. No podía ser de otra manera, teniendo en cuenta su origen.