Todos estamos juntos (T.E.J.)

Cuando las tropas franquistas entraron en Madrid, una de las primeras cosas que hicieron los presos de la cárcel Modelo fue desmontar los cerrojos de las celdas para guardarlos como recuerdo de su cautiverio. Ya integrados en la vida civil, no tardaron en organizarse  creando peñas o asociaciones por galerías, hasta que todos ellos fueron integrándose en una asociación que se llamó Todos Estamos Juntos (T.E.J.) Sus estatutos —que no he podido localizar aún— fueron aprobados el 29 de septiembre de 1939 y se procedió a la publicación de un pequeño boletín sin nombre. Es un documento  complicado de encontrar: la Biblioteca Nacional solamente tiene dos ejemplares, el 9 (oct. 1940) y el 12 (ene. 1941), y el número 8 consistió solamente en una hoja impresa debido a la escasez de papel.

La asociación se creó tras una reunión en un restaurante de la calle de Cádiz, el 22 de junio de 1939. La segunda reunión, en julio, tuvo lugar en el Toki-Ona. Las siguientes se hicieron mensualmente cada día 3, hasta que en septiembre quedaron redactados los estatutos. Más adelante, estas reuniones, llamadas «patios», se celebraron en la primera planta de la Granja del Henar, en la calle de Alcalá. La administración, en unos locales cedidos por el Hogar Vascongado,  estaba sita en la Carrera de San Jerónimo, 32.

Además del recuerdo a los compañeros asesinados en las sacas de otoño de 1936 («perdonar, sí; olvidar, no»), la asociación, fiel al fin del mutuo auxilio, organizó un directorio de profesionales a quienes poder acudir en caso de ayuda —médicos, farmacéuticos, abogados, etc.—, un listado de comercios que aplicaban descuentos al mostrar el carné de la T.E.J. y un servicio tutelar para huérfanos en el que se solicitaban ayudas para encontrar trabajo, pagar colegios o comprar libros de texto. La lista de este servicio tutelar da para imaginar unas cuantas novelas.

Otras actividades, como la exposición de objetos creados durante el cautiverio o el Coro Infantil, tuvieron alguna repercusión en la prensa del momento.

La junta rectora estaba presidida por José María Melgar y Escrivá de Romaní. El secretario era Manuel Barragán Reigosa; el tesorero, Valeriano Hernández Usobiaga; los vocales, Enrique Sánchez Gracia, José Antonio Galainena Herreros de Tejada y Valentín Lostau; el secretario adjunto de prensa, Rafael Chico.

Apenas he encontrado referencias a esta asociación. Algo en las hemerotecas digitales y una cita en el libro Los presos de Madrid, del bibliotecario Guillermo Arsenio de Izaga. Agradecería recibir cualquier otro dato de la asociación e información sobre otros ejemplares.

Actualmente tengo, además de los números citados que custodia la Biblioteca Nacional,  el número 2 (marzo 1940), el 6 (jul. 1940) y el 10 (nov. 1940).

Candado de La Modelo. La asociación los repartió entre los socios.

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Juan de Á. Gijón Granados

    Felicidades por el descubrimiento, son las primeras noticias que tengo de esta actividad. Saludos.

  2. Rafa

    Muy interesante, gracias.

  3. Álvaro

    Muy interesante. Gracias por el testimonio

  4. Joaquin López. Baeza

    Impresionante testimonio histórico totalmente desconocido por mi y mi entorno. Enhorabuena por la informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *