Simenon, Maigret, Leconte, Depardieu

Vi el Maigret de Patrice Leconte en un cine de Valencia donde casi me dan la tarde unas viejas asquerosas. Una protestó porque yo no llevaba mascarilla (no era obligatorio) y otra sostuvo que mi novia la estaba pateando. Fungieron a la perfección como personajes secundarios simenonianos. Podrían aparecer perfectamente en cualquier película como esas porteras sórdidas que de tanto en tanto asoman en las novelas del belga. En cualquier caso, la película se impuso al alboroto de esos loros infectos. Me gustó.

Estoy releyendo Maigret y la muchacha asesinada, la novela de la que parte la película y se me ha cruzado la reseña de Carlos F. Heredero en la revista Caimán. Me parece muy buena, pero no entiendo que no haga referencia al libro, aunque solo sea para explicar someramente las libertades que se ha tomado Leconte a la hora de rodar (algunas, no todas, han supuesto un gran acierto). Menos mal que John McDonald, en el Financial review, y Salim Belghache, en Ecran Large, me han ahorrado el trabajo de explicarlo aquí. Gracias, John; gracias, Salim.

Reseña de Carlos F. Heredero

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 comentario

  1. viejecita

    Pues yo he leído el libro hace muy poco. No solía ser forofa de Simenon, ni de Depardieu... Tendré que ver la película. Gracias Bremaneur