Lazarillo español

 

 

Me he dado cuenta de lo protegido que estoy del cotorreo general, de la cháchara infecta. No veo televisión y mi deambular por internet se reduce a un par de páginas selectas. Sí procuro leer la prensa más allá de los titulares de esas casas de putas que son las webs periodísticas y en las que al lado de la noticia sobre quinientos muertos aparece un concurso de culos o la última parida que ha dicho no sé qué titiritero.

Es por eso que me ha llamado la atención que ese cotorreo también se da en el mundo de la cultura, y que ahora todas las instituciones bombardean a la pobre población española con enunciados «culturales» de todo tipo. Como yo estoy en el gremio y soy muy disciplinado, me he sumado a la algarabía. Proponían la lectura de los primeros párrafos de mi libro predilecto en español y tras dudar entre Cunqueiro, Torrente y las memorias de Nacho Vidal me he decidido finalmente por el Lazarillo español de Ciro Bayo. No sé dónde aparecerá ni cuándo, pero por algún recoveco de la web apareceré leyendo un libro.

El Lazarillo español se publicó en 1911, hace casi ciento veinte años, y aunque aquel mundo se nos antoje tan lejano como el del medioevo (Morales), quienes hemos entrevisto la España rural de finales de los setenta y principios de los ochenta podemos asegurar que es más próximo de lo que pueda parecer. Hasta no hace mucho yo he visto con gran admiración a esos vagos (que vagan) por España de pueblo en pueblo requiriendo de la ayuda de las parroquias para seguir con su eterno deambular. A mí el cuerpo me pedía, de joven, echarme a los caminos como Ciro Bayo y como esos hombres, pero recordando bien su lombrosiano visaje yo creo que habría terminado desventrado en algún olivar antes de haber llegado a los cien kilómetros de andadura.

La pulsión andariega, que algo tiene de caballeresca y de locura empecinada, y que tiene que deberse a eso que Torrente Ballester llamaba el  «complejo de fuga» (yo, de no tan pequeño, quería ser camionero) consigue calmarse con este libro fundamental, bienhechor y bondadoso que es el de un autor que merece los mismos calificativos. Es un libro de viajes y de encuentros, de anécdotas sin fin y escrito en un castellano tan limpio que reluce.

Yo tengo muy claro que  ante la taimada pregunta de qué tres libros te llevarías a una isla desierta, respondería que un manual de supervivencia, y que los otros dos los cambiaría por una navaja. Ahora, si antes de dármela me pincharan con ella en el gaznate para que diera recta respuesta, diría que este Lazarillo, porque si algo enseña es a caminar sin desfallecimiento, a vivir con lo poco que a uno le pueda quedar y a disfrutar del entorno natural en el que uno se mueva ajeno en la medida de lo posible a disputas y a truculencias.

***

Mi trabajo (el de verdad, el que no me da de comer) me ha llevado a descubrimientos insospechados. Leo mucho, pero poco de lo que me gusta. He tenido que leer hasta a Günther Grass. Cómo sacudirme todo esto.

La tendencia natural a asomarme a los abismos provoca a veces escenas graciosas. Este sujeto, el Echenique, salido de no se sabe bien qué letrinas del comunismo, escupiendo mentiras como si cagara frente a un ventilador. Es tan burdo que mueve a risa, pero esta se congela cuando ves a hombres de bien repitiendo serios, compungidos, todas sus trolas. En España se lee mucho y mal.

Buenos días, general Santiago.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. viejecita

    ¡ Que buena pinta tiene ese libro !
    He ido corriendo al Amazon a ver si lo tenían en kindle y en español, pero nada. Por lo menos, y gracias a vos, y a "ek cura y los mandarines" de Gregorio Morán ( que he disfrutado, porque soy vecina y sin embargo amiga de Margot, la hermana de Enrique Ruano, y compré el año pasado "A finales de enero" de Javier Padilla donde contaba todo aquello ). El caso es que no había leído nada de Max Aub, y ya tengo Campo cerrado, y Campo abierto, en mi kindle. Y, como me guste, le voy a tener que encargar un montón de los de papel, incluyendo este de hoy, del Lazarillo Español...
    "But not yet"
    Que habrá que esperar al final del secuestro, a ver si sobrevivimos, y a ver si no nos han expropiado , y seguimos pudiendo comprar libros, además de mantequilla.
    Y muchas gracias

  2. Alfaraz

    Otro que se acusa de no haber leído aún a Ciro Bayo pero que ya ha puesto remedio encargando el reseñado y otro más. Solo Dios sabe cuando podré ir a recogerlos, eso sí...

  3. Sucundum

    Creo que es el mejor piropo que se le puede hacer a la reseña de un libro, o que a mí no me sale otro mejor, vaya: me apetece leerlo.

    Me pongo a buscarlo.

  4. Sucundum

    Encontré una copia en formato ebook en un sitio "raro" que suelo visitar y la cubierta es horrorosa, a cambio dice que costaba 1,50 Pta., pero me fiaré de la reseña.

Los comentarios están cerrados.