Pero lo que más sorprendente del libro de Herzog es la conclusión que obtiene tras haber analizado las numerosas formas de humor del momento: ni los chistes, ni las sátiras en cabarets o en la radio fueron herramientas útiles para luchar contra el Reich.