Mac Orlan en su gabinete

Habría que liar un cigarrillo con parsimonia, abrir una botella de coñac y acomodarse en un sofá con el rictus que precede a las grandes historias, para hablar de Mac Orlan como merece, largo y tendido, sin dejar un solo recoveco de su vida y de su obra sin escudriñar. No habría que olvidar, por supuesto, su vocación de pintor, sus libros pornográficos o su época colaboracionista en la revista La Gerbe. Algo de esto ya ha ido colándose en esta biblioteca y quizás convenga echar más leña al fuego.

Se llamaba Pierre Dumarchais, y su pseudónimo no deja de tener el aire aventurero que nunca faltó en sus novelas. Tampoco en sus libros de reportajes, como Légionnaires, donde escribe acerca de los soldados de la Legión española y que daría pie un año después, en 1931, a la novela La bandera. Su protagonista es un asesino que huye a Barcelona, donde para evitar caer en la miseria se enrola en la Legión española. Se ha reeditado recientemente en España.

Leí la novela hace dos o tres años y la regalé poco después. Una historia de amistad, fratría y hombres valientes y desesperados no apta para melifluos. Buscando información sobre el libro descubrí que en 1935 se rodó una versión cinematográfica. La encontré y la vi la semana pasada. Pasé hora y media fascinado por el relato, los personajes y los ojos salvajes de Aischa la Slaoui.


También por ver imágenes de la Barcelona de mediados de los años treinta, con sus calles tan estrechas, sucias y miserables como las del siglo XXI, o las que muestran Marruecos, el cuartel de Dar Rifien y a los soldados cantando la canción del Legionario.

El reparto lo encabezan un magnífico Jean Gabin y Robert Le Vigan. De este último habla Sánchez-Ostiz: “el amigo de andanzas montmartroises de Céline, que perseguido más tarde por colaboracionista pasó una temporada refugiado en Barcelona, donde dio clases de francés –de esto algo sabe Carlos Pujol-, antes de pasar a la Argentina”.

Más información:
http://en.wikipedia.org/wiki/La_Bandera_(film)
http://www.imdb.com/title/tt0026095/

Jean Gabin y Robert Le Vigan, el compadre de Cèline

Aischa la Slaoui

Un puesto de prensa de las Ramblas, con algunos folletos de la época
El Segoviano. ¿Alguien sabía como se sirve el aguardiente con azucarillo?

¿Se censuró esta escena en las proyecciones que se hicieron en España?

Un París tenebroso