Historiadores sin honra

Descubro un libro que me interesa: Checas: miedo y odio en la España de la guerra civil. Edita TREA. El sumario impone, escriben Julius Ruiz, Javier Cervera… Y se habla de la Checa de San Bernardo. Pienso en comprar el libro, pero prefiero echarle un ojo antes, por si acaso. Por si acaso qué. Por si acaso me llevo un chasco, como ha ocurrido otras veces. Así que vengo a la biblioteca del Instituto Iberoamericano, desde donde les escribo esto. En riguroso directo.

* * *

El capítulo dedicado a la Checa de San Bernardo lo escribe un tal Carlos Fernández Rodríguez, de la Universidad Complutense de Madrid. Recuerdo que le compré un libro en su día. Como este de las checas, sin índice onomástico ni herramienta alguna que ayude a la lectura y la consulta.

Fernández habla de los muchachos de San Bernardo y entre ellos de Santi, claro. Aquí hemos escrito de San Bernardo y de Santi. Fernández nos mete a pie de nota, tan solo un link sin indicación de más. Vale.

Más adelante habla Fernández del Popeye, uno de los asesinos de la checa. Aquí hablamos del Popeye y expusimos la hipótesis de que tras el Popeye se escondiera Manuel Carnero. Fernández nos copia. No entrecomilla. No nos cita.

* * *

No es la primera vez que ocurre, pero en mi ánimo está inventariar cada uno de estos robos.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Alberto

    Hola cómo estáis?
    Estoy buscando algún listado de los jueces de las Checas de Madrid,en especial de la CNT y la FAI.Podeis darme alguna pista?
    Saludos Cordiales

  2. Sergio Campos

    Hola, Alberto. Desconozco si existe un listado así. Imagino que habrá que mirar en pares.mcu.es checa por checa.

  3. Juan de Avila Gijón Granados

    Querido amigo, las cosas buenas se copian. Lo demás no.

    La metodología que a veces utilizan algunos historiadores con prisa, o lo que sea, impone cierto homenaje sobre algunos escritores que llevan años investigando sobre fuentes primarias y secundarias. Pero al final todo sale.
    Es impepinable, la mierda flota (con perdón).

    Un abrazo, Juan de Á. Gijón Granados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *