Historiadores sin honra

Descubro un libro que me interesa: Checas: miedo y odio en la España de la guerra civil. Edita TREA. El sumario impone, escriben Julius Ruiz, Javier Cervera… Y se habla de la Checa de San Bernardo. Pienso en comprar el libro, pero prefiero echarle un ojo antes, por si acaso. Por si acaso qué. Por si acaso me llevo un chasco, como ha ocurrido otras veces. Así que vengo a la biblioteca del Instituto Iberoamericano, desde donde les escribo esto. En riguroso directo.

* * *

El capítulo dedicado a la Checa de San Bernardo lo escribe un tal Carlos Fernández Rodríguez, de la Universidad Complutense de Madrid. Recuerdo que le compré un libro en su día. Como este de las checas, sin índice onomástico ni herramienta alguna que ayude a la lectura y la consulta.

Fernández habla de los muchachos de San Bernardo y entre ellos de Santi, claro. Aquí hemos escrito de San Bernardo y de Santi. Fernández nos mete a pie de nota, tan solo un link sin indicación de más. Vale.

Más adelante habla Fernández del Popeye, uno de los asesinos de la checa. Aquí hablamos del Popeye y expusimos la hipótesis de que tras el Popeye se escondiera Manuel Carnero. Fernández nos copia. No entrecomilla. No nos cita.

* * *

No es la primera vez que ocurre, pero en mi ánimo está inventariar cada uno de estos robos.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 Comentarios

  1. Alberto

    Hola cómo estáis?
    Estoy buscando algún listado de los jueces de las Checas de Madrid,en especial de la CNT y la FAI.Podeis darme alguna pista?
    Saludos Cordiales

  2. Sergio Campos

    Hola, Alberto. Desconozco si existe un listado así. Imagino que habrá que mirar en pares.mcu.es checa por checa.

  3. Juan de Avila Gijón Granados

    Querido amigo, las cosas buenas se copian. Lo demás no.

    La metodología que a veces utilizan algunos historiadores con prisa, o lo que sea, impone cierto homenaje sobre algunos escritores que llevan años investigando sobre fuentes primarias y secundarias. Pero al final todo sale.
    Es impepinable, la mierda flota (con perdón).

    Un abrazo, Juan de Á. Gijón Granados.

  4. carlos fernández

    Por alusiones al deshonrado y en mi derecho de contra-réplica ante lo escrito sobre mí persona en su página web.

    Me encuentro en su página alusiones a mí persona en referencia a la publicación hace unos meses de un libro colectivo con artículos varios titulado: "Checas. Miedo y odio en la España de la guerra civil" de la Editorial Trea, coordinado por Antonio César Moreno Cantano. En dicho libro participo con un artículo titulado: "El radio del Sector Oeste del PCE y la checa de San Bernardo". Escrito que consta de 28 hojas (de la página 117 a la 144), máxima extensión por obligaciones editoriales, las cuales nos indicaron que teníamos que reducir el contenido del mismo lo máximo posible, teniendo que revisar varias veces el artículo antes de entregarlo y reducir partes del escrito por el mismo motivo.

    Por partes.
    1. Indica erróneamente y sin conocimiento de causa ni motivo, que no aparece índice onomástico ni herramienta alguna para la consulta. Si ya de por sí tuvimos que reducir el contenido de los artículos (como ocurre en libros colectivos), menos aún, incluir en ellos un índice onomástico (repito por necesidades del editor y de la editorial). De igual manera que pasó con mi primer libro que por exigencias editoriales de extensión tuve que prescindir del índice onomástico, más a mi pesar y para facilitar al lector la lectura y la comprensión del libro.

    2. Sigue explayándose en su comentario que indico en el artículo la referencia sobre Santiago Alvarez Santiago "Santi" y la hipótesis de que "Popeye" pudiera ser, y según la teoría expuesta por usted o ustedes, que podría ser la persona de Manuel Carnero, haciéndose referencia en mi artículo, no como dice solamente con un link. En las dos menciones literalmente cito de donde he sacado dicha información http://labibliotecafantasma.es/cartadebatalla/?p=268& pags.131 y 133 de mi artículo, con la mención de su página a lo indicado sobre ambos temas.

    En ningún momento como falsamente indican se trata de robo alguno porque la cita está indicada y por falta de espacio y de extensión del artículo puedo pasar a citar literalmente del texto como en otros apartados del mismo sucede y posiblemente de gran interés para el lector (o como he podido hacer en otros trabajos). Robar es "tomar para así lo ajeno o hurtar de cualquier modo que sea" y si se trata en lo referente a propiedad intelectual es hacer referencia a algo que otro autor ya originariamente haya hecho referencia o publicado con anterioridad sin citar en ningún caso, algo que no ha ocurrido en ningún momento en mi publicación.

    En mi ánimo está de igual manera aclarar la denuncia que se hace sobre mí persona y sobre el trabajo histórico y científico desarrollado en el artículo, dejando en entredicho mi profesionalidad de historiador y científico con el objeto de recuperar "esa honra" que con su denuncia ha dejado en entredicho.

    Se puede observar en el artículo que la metodología aplicada de una manera lo más objetiva posible, dentro de la dificultad que esto conlleva, se basa en fuentes primarias originales tanto de fondos documentales (Archivo de Defensa, Archivo Histórico Nacional y Centro Documental de la Memoria HIstórica), orales con dos entrevistas, hemerotecas con la consulta de publicaciones periódicas y bibliográficas sobre los más destacados, historiográficamente hablando, artículos y libros sobre el tema. Incluida la consulta de su página web, la cual cito y repito por dos veces, la misma aunque no se haya entrecomillado, en ningún momento se ha copiado ni dejado de citar por los argumentos anteriormente indicados.

    Con toda esta argumentación creo de sobra haber dejado clara mi postura, la falsedad de su denuncia y su criterio subjetivo a la hora de indicar que se copia y no cita, y que por encima de cualquier otra cosa está mi trabajo y labor investigadora demostrada en los casi veinte años que llevo desde mi posición de doctor en historia, en artículos y libros de divulgación histórica y científica.

    Carlos Fernandez.

  5. Sergio Campos

    Estimado Sr. Fernández: en el texto concreto sobre Popeye no hay mención a la autoría de la hipótesis de que fuera Manuel Carnero Muñoz. Tampoco hay mención alguna al blog o a mi persona en el listado de fuentes bibliográficas.

  6. Estimado Sergio:

    En los "historiadores" del ámbito universitario (y más del de la Complu,
    que lo conozco bien) que tratan de estos temas guerracivilistas no se
    puede esperar más que "oportunismo", "trepismo" y todas aquellas
    males cualidades que detesta la Musa Clío en sus cultivadores (¡y sálvese
    quien pueda!). Justificar las carencias historiográficas en las exigencias editoriales ya dice bastante. Por eso detestan y desprecian a los que vamos
    por libre y encontramos "cositas históricas" que ellos no hallarían ni en mil
    vidas académicas que tuvieran. Pero se te olvida lo fundamental: contarnos
    si verdaderamente ese libro cuenta algo nuevo e interesante. Al tercer autor
    no le conozco, pero de Javier Cervera conozco un artículo antiguo y muy oportunista de hace unos años (de cuando era becario) en H16 sobre Paracuellos, artículo del que detesto sobre todo sus eufemismos (llama "tribunales de justicia de la República" a los Tribunales Populares, y "centros clandestinos de detención" a las Checas, habla mucho de "incontrolados" y no considera necesario explicar a los jóvenes e hipotéticos lectores el término "paseo", y dice que a partir de 1937 la represión en Madrid se atenuó mucho y "se volvió a una cierta normalidad, dadas las circunstancias". Sólo por eso no me compré su siguiente monografía sobre "Madrid". Además, ¡que se vayan enterando!, tengo mejores cosas en que gastarme los euritos de mi pensión, y mejores medios para enterarme a fondo de temas que me interesan (por ejemplo tu excelente blog) . En resumen ¿comprar o no comprar ese libro, cuya portada me había parecido sugestiva?: dos autores que no parecen recomendables (Cervera por mi parte y ese otro copión por la tuya) y uno que desconozco. Dos en contra y uno solo a favor. ¡No me lo compro! Saludos.y enhorabuena por tu web y su excelnte trabajo divulgativo PAULUS JOSEPHUS

  7. Acabo de recordar que ese Julius Ruíz me sonaba de un libro sobre "Paracuellos", que anoté en lista de espera para adquirirlo, pero con
    poco interés, dadas las circunstancias oportunistas del asunto (como
    me pasó con los libros del inefable A. Viñas, que conozco por citas y
    referencias pero que no me interesan en absoluto). En cuanto al libro
    de Cervera, que tampoco me interesa, me sorprende que sea tan elogiado
    (incluso en vuestra Bibliot. Fantasma), como si fuera el-no-va-más sobre
    la "quintacolumna madrileña", que ya sabíamos que nunca existió: más
    allá de actuaciones semisuicidas de algunas "pacos" al principio y de
    algunas "redes" de refugios en embajadas (donde heroínas falangistas tan ingenuas y temerarias como Mª Paz Unciti pusieron en bandeja -sin querer-
    a los refugiados en la sede finlandesa). Y, en fin, poca cosa más a partir de
    1936 y hasta principios de 1939, donde -entonces sí- aparecieron "falangistas" hasta debajo de las piedras. Pero todo esto no lo sabíamos
    por Cervera, sino por el propio contexto historiográfico de lo ya conocido
    (las sospechosas alusiones de G. Venero o los significativos silencios de
    David Jato o de ese otro primo gordo de José Antonio, Aznar, o de muchos otros jefes y jefecillos falangistas que lograron pirarse de Madrid en condiciones más que sospechosas. Por no hablar de "accidentes" (¿actos terroristas que salieron mal?) como la explosión en el Metro de "Lista". Pero, en fin, para aclararnos, a mi lo que me interesan son sobre todo las novedades sobre Paracuellos, y me parece que ni Julius Ruíz ni Cervera ni el otro aportan nada novedoso. ¿O sí?
    PAULUS JOSEPHUS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *