Escombrera de sueños (II)

Nos unimos…
escarmiento de un gesto
eco y un reflejo de una media verdad
nos separamos…
acodado en la barra, escombrera
de sueños, uno mira y se va.

Carlos García-Alix. Serigrafía (10 x 10 cm.) y texto. EN 5 sentidos. Madrid: Galería Sen, 1995.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. el rufián melancólico

    Lo mejor que se puede hacer con la escombrera es saldarla cuanto antes. A ello me aplico. No voy a guardar nada, ni siquiera los libros, que tanto me han enloquecido y que ahora sufrirán una purga severa. No lo dude, muy pocos se salvaran de la almoneda. No tendré piedad.
    De los cuadros, fotografías y otros cachivaches ni le cuento. Tengo ya cita concertada con dos traperos, pero no se alarme, conociendo sus gustos le reservaré alguna cosa.
    Que gusto da soltar lastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *