Vidas que lo fueron. Restos de naufragio. Material de derribo. “Tristes ruinas que arruinan a quien las mira”. Han aparecido éstas en el Zille Markt de la Fasanenstr., a dos pasos del Hotel Kempinski, mi primera casa en Berlín.