La primera edición de Contra los franceses apareció en marzo de 1980 y fue publicada de forma anónima, conforme a la tradición secular de los libelos. Concebidos con intenciones vejatorias y difamatorias, el autor había de guardarse las espaldas de quienes recibían su burla o su ira, y, en cualquier caso, de su venganza, de ahí que normalmente ocultaran su nombre a la vista del público. Los libelos pueden entenderse como «literatura de acción»...

1 comentario Sergio Campos Leer más

Creo que Contraataque es uno de los mejores libros de Sender. Esto no es decir mucho, porque escribió tantos y tan buenos… En cualquier caso, se trata sin duda de uno de los mejores libros sobre la Guerra Civil. En primer lugar, porque no es una novela, aunque en general se tome como tal; en segundo lugar, porque el genio de Sender para el reportaje lo demuestra en estas páginas párrafo a párrafo; finalmente, porque es uno de los pocos libros ...

Uno de los mitos sobre la Guerra civil dice que una vez muerto Franco, y durante muchos años, no se hablaba de la guerra debido a las imposiciones silenciadoras de la Transición. Es una falsedad fácilmente demostrable. Aunque los datos no son precisos -hay repeticiones, son deslavazados y faltan artículos en periódicos y revistas-, sí pueden servir como orientación: el catálogo de la BNE recoge 1098 documentos sobre la guerra publicados entre ...

6 comentarios Sergio Campos Leer más

[Publicado en Revista de libros] V. S. Pritchett El temperamento español Barcelona, Gatopardo, 2015 Trad. de Ramón de España 240 pp. 19,95 € Victor Sawdon Pritchett se instaló en España en 1924 enviado por el periódico The Christian Science Monitor. Era un periodista joven −había nacido en diciembre de 1900 en Ipswich, en el condado inglés de Suffolk− y lo suficientemente audaz como para recorrer a pie, en la primavera de 1927, la ruta entre B...

1 comentario Sergio Campos Leer más

Mi padre hacía un truco que me fascinaba. Doblaba un papel de fumar de tal manera que parecía un pequeño rascacielos. Lo asentaba sobre una mesa y le prendía fuego en dos esquinas superiores. El papel se consumía, y al final una leve ceniza se elevaba por un efecto físico. Mi padre decía: «Así voló Carrero Blanco». Aquello pretendía ser una humorada, pero yo no tenía ni puta idea de quién era Carrero Blanco (nací en 1976, macho) y lo que me te...

2 comentarios Sergio Campos Leer más
A la sombra del dogma y la moral (I)

Fea tarde de domingo. Las nubes han oscurecido el oeste y sólo al otro lado le estaba permitida a la ciudad la despedida de un arcoiris. Después, lluvia negra. Pese al desorden he podido trabajar algo. La falta de tiempo me ha impedido gastarlo en el libro de Mac Orlan, que está resultando mejor de lo que me esperaba, que ya era mucho. En momentos así hay que llenar los resquicios que deja la angustia y la desidia con el fulgor de lo...

Escombrera de sueños (II)
García-Alix- Carlos / 10/06/2009

Nos unimos…escarmiento de un gestoeco y un reflejo de una media verdadnos separamos…acodado en la barra, escombrerade sueños, uno mira y se va. Carlos García-Alix. Serigrafía (10 x 10 cm.) y texto. EN 5 sentidos. Madrid: Galería Sen, 1995.

Escombrera de sueños (I)
Mac Orlan , Pierre / 10/06/2009

Todas aquellas gentes bebían su paga y cantaban en compañía de las rameras. Cuando no bebían quedábanse tristes, con la cabeza apoyada en sus manos, ante su botella. No abrían la boca más que para hablar de las miserias de su profesión y de las ventajas del combate. Otros narraban sus aventuras ultramarinas, en las tierras prometidas de América: pero todos conservaban el respeto a la disciplina. En las horas de borrachera cantaban co...

Ensayos e imaginaciones sobre Madrid (y II)
Bello, Luis / 28/05/2009

En junio se cumplen dos años de la aparición de La Biblioteca Fantasma. Lo errático de su deambular es una cuestión de carácter, ya que desde su nacimiento ha sido un tanto titubeante e indecisa. La segunda entrada de este blog, por ejemplo, fue sólo la imagen de un libro, el mismo que se presenta ahora. Ensayos e imaginaciones sobre Madrid, de Luis Bello. Llegué a él gracias a Los nietos del Cid, de Andrés Trapiello, un libro que ac...