Los confines
Trapiello- Andrés / 16/07/2009

Mi amigo C., que es todo un maestro, me ha dicho que es la mejor novela de Trapiello. Estoy de acuerdo. Podría explicar, con ánimo de redactor, que tiene una estructura eficaz, que la novela está narrada con precisión o que sus personajes están dibujados con una pulcrísima verosimilitud. Pero no diría nada, porque Los confines trasciende toda crítica. Es un libro tan bello como su título. La historia de un amor puro; una historia que...

Barcelona negra
Muñoz- Juan Luis / 15/07/2009

A mi izquierda, un plato de pasta guisada con algunas sobras y unas hebras de vaca ahogadas en salsa de tomate. A mi derecha una copa en la que escancio a intervalos cada vez más cortos el tempranillo más barato del Kaiser’s. En frente, una banqueta donde reposo mis pies. En mis manos, La llave de cristal, de Dashiell Hammett. El patio se llena con las voces del verano. Allá se asoma una chavala que parece de visita. Se retira en cua...

Destino
Nückel- Otto / 14/07/2009

A veces resulta curioso cómo llegan ciertos libros a nuestras manos, o cómo damos en conocer a algunos libros o autores. Hace unas semanas estaba haciendo tiempo antes de acudir a una cita. Me encontraba en uno de esos barrios berlineses llenos de jipis, turcos y estudiantes pobres y me dio por curiosear en una librería de viejo. Está especializada en libros sobre deportes, pero se pueden encontrar libros y revistas de mucho interés....

Corresponsales de guerra (II)
Miquelarena- Jacinto / 09/07/2009

Jacinto Miquelarena nació en Bilbao 1891 y se tiró al metro de París setenta y un años después. Burgués fastuoso, periodista del Abc y miembro de la tertulia falangista de La Ballena Alegre, fue perseguido durante los primeros días de la guerra civil, cuando ya tenía billete para acudir a Berlín a cubrir las olimpiadas (fue el director del primer diario deportivo español, el Excelsior). Se ocultó en una embajada y escribió sobre ello...

Me han robado
- / 08/07/2009

La cosa, más o menos, sucedió de la siguiente manera. Pedí dos libros, uno a la librería Renacimiento y un segundo a otra librería madrileña cuyo nombre, de momento, no voy a dar. Como los gastos de envío fuera de España son excesivos, mandé enviarlos a la dirección de un amigo en Madrid. Llegó el de Renacimiento pero no el otro, que, como es obligado en España (no así en Alemania) pagué por adelantado. A los pocos días envié un corr...