Solo se salvaron los hombres

«El 4 de mayo de 1897, el Bazar de la Charité, una estructura de madera en la que se celebraba una venta de caridad a la que asistían aristócratas y gente adinerada, se incendió y ardió por completo en un cuarto de hora. Solo se salvaron los hombres que, para lograr escapar, pisotearon a las mujeres. En el incendio fallecieron ciento veintitrés mujeres. (N. de la T.)»

Lo que dice la traductora Luisa Feliu en esta nota de la novela Ratas de Montsouris, de Léo Malet, es mentira. Eso es lo que me he dicho al leerla y es lo que he descubierto al leer la prensa de la época para averiguarlo. No solo se salvaron hombres, también hubo mujeres que pisotearon a la gente caída en el suelo, y no fallecieron ciento veintitrés mujeres.

Aquí se puede leer una crónica del suceso: fue la primera vez que se analizaron las dentaduras para reconocer cadáveres.

Aquí hay una lista de las víctimas: 125, de las cuales siete son hombres (entre ellos, un niño de cinco años). La mayoría de los cadáveres correspondían a mujeres porque, en el interior del bazar, la mayoría de visitantes eran mujeres y a ellas estaba dedicado el evento. Una pintura de Fournier Sarlovéze representaba a un policía que «se hallaba en actitud de hacer cumplir este edicto de sabor clásico y sentido irónico:

«A las nobles damas y gentiles damiselas se ruega no tomen objeto alguno de las tiendas, ni estropeen nada con clavo, ganzúa ni bisagra, so pena de ser condenadas á pagar el gasto» (La Época, 6-5-1897).

Hubo, es cierto, una gran polémica en las semanas siguientes. Se denunció que los hombres no ayudaran a las mujeres a escapar y que fueran ellos, también, quienes pisotearon a los más débiles para huir. Se les echó la culpa (cómo no) a los judíos. Y hubo quien no olvidó la cuestión social:

La Época, 12-5-1897

 

La Época, 6-5-1897

 

Hubo algunas españolas entre los muertos, entre ellas Adelaida Corradi, mujer del Sr. Flores, cónsul de España en París. Su hija, a cargo del buffet, se salvó de la siguiente manera:

La Época, 6-5-1897

 

Un testigo relata cómo se lograron salir del bazar algunas personas:

La Época, 6-5-1897

 

Y en la crónica de La Época se hace mención a quienes ayudaron a salvar a mucha gente:

La Época, 6-5-1897

 

No obstante, el comportamiento de los hombres dio lugar a una gran indignación (L`Écho de Paris, 14-5-1897, imagen PNG, 1,5 Mb). Y alguno reaccionó un tanto brutal.

La Época, 31-7-1897

 

Para documentar esta pequeña exposición he consultado la Wikipedia, la página web dedicada a las víctimas del Bazar de la Caridad y las hemerotecas digitales de las bibliotecas nacionales de España y Francia. A todas las personas que trabajan en ofrecer estas fuentes al público, muchas gracias. A Luisa Feliu, gracias a secas. Sus mentiras han interrumpido una lectura muy placentera de la novela de Malet y me han hecho perder unas horas preciosas en una tarde que quería dedicar a un artículo que me urge terminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *