La pasividad de Alemania frente al terrorismo (y II)

04/10/2016

Me lo recuerda mi amigo Josean en Facebook: la pasividad que Wright denuncia era habitual en casi todos los países europeos. Yo había olvidado el papel de Francia como protector de eta. Sí: protector. Hasta que Sarkozy se hizo cargo del ministerio del interior, Francia fue siempre refugio de los asesinos etarras. Y Sarkozy no llegó hasta el año 2002.

Me responde el traductor de Wright al alemán. Por esas casualidades de la vida, resulta ser un buen amigo mío:

Es una cuestión de estilo. Si dices “Terroristische Gruppen durften in Deutschland Spenden sammeln”, está claro que su actividad era legal. Sie durften. Sería una tautología decir “sie durften legal”. A mi me parece mas bien desafortunado que Wright escribiese “were allowed to operate legally”. Nobody would suppose that they were “allowed to operate illegaly”.

Y la siguiente frase deja muy claro que este permiso esta fundado en las leyes alemanas.

Caso cerrado.

8 comentarios

  • Enrique Benítez 05/10/2016en1:34

    Buenas noches. Un blog muy interesante. Estoy indagando quién pudo ser el autor de las crónicas de los juicios de Bergen Belsen para la Agencia EFE, en 1945. ¿Ramón Garriga, quizás? Gracias por su colaboración.

  • Enrique Benítez 05/10/2016en1:35

    Mi comentario anterior no tiene nada que ver con esta entrada, ya lo sé.

  • Manuel Álvarez 05/10/2016en2:33

    Estimado Sergio:

    Me lucí con mi comentario en la entrada anterior.

    Me sigue sorprendiendo que si en un país, como Alemania o Francia, descubren una trama para atentar en otros países no se detenga a esas personas. No cabe duda que el refugio en Francia para los terroristas de ETA era un hecho, pero de ahí a permitir abiertamente planes de atentados ahí un gran paso.

    Saludos.

    Manuel.

  • Bremaneur 05/10/2016en9:21

    Hola, Enrique. La prensa española dio noticia de los “juicios de Belsen” a través de la Agencia Efe. Garriga fue corresponsal en Berlín hasta 1945, pero no creo que fuera él quien los cubriera.

  • Bremaneur 05/10/2016en9:42

    Sí, Manuel. Las políticas antiterroristas europeas antes del 11-S eran un puterío. Hay un libro de López Garrido, de los ochenta, comparando las leyes antiterroristas de España, Alemania, Francia e Italia. Quizá dé con alguna clave.

  • Rafa Sánchez 05/10/2016en10:43

    Buenos días a todos, y gracias a Sergio por este blog.

    A mí siempre me pareció abominable la actitud de los suscesivos gobiernos franceses en relación al terrorismo etarra, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que mal podíamos exigir firmeza los españoles a los franceses si dentro de nuestras filas, nominalmente combativas, teníamos mucho de lo que avergonzarnos y estoy pensando en la actitud (siempre traidora) del PSOE en momentos críticos y el cálculo electoral que rige los designios de nuestra casta política siempre (aquí incluyo al PP nacional). Imagino a los policías franceses decidiendo si destinar recursos a combatir un conflicto complejo y desagradable, en el que no estaban directamente involucrados y podía rebotarles en casa, viendo de primera mano como los dirigentes españoles trataban de sacar rédito electoral de cualquier situación, bajo cuerda la mayoría de las veces. Finalmente, cuando España se unió decididamente contra el terrorismo de ETA, se puede decir que la actitud de la administración francesa cambió como de la noche al día. Que al frente del ministerio estuviera Sarkozy fue un golpe de suerte lateral, porque yo creo que la decisión estaba tomada una vez confirmado que no había fisuras grandes entre los partidos políticos mayoritarios (PP y PSOE). Antes de exigir a un extraño que te ayude, debes tener claro para qué lo necesitas… al final, me han terminado cayendo bien los gabachos.

  • Manuel Álvarez 25/10/2016en1:35

    Gracias por la respuesta, Sergio.

    ¿Cuál es el título de ese libro?

    Abrazo.

  • Sergio Campos 25/10/2016en9:18

    Terrorismo, política y derecho : la legislación antiterrorista en España, Reino Unido, República Federal de Alemania, Italia y Francia. Alianza, 1987.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *